Todos somos uno

Tú, que te levantas cada día para luchar, para existir y para hacer lo que puedes, lo que sabes y crees mejor.

Tú, que te atreves a vivir de la mejor manera que sabes, tienes la valentía de enfrentar tus días, por qué la vida algunas veces te pone pruebas difíciles, personas a quien cuidar, seres que dependen de ti… y tú, con tu fuerza y valor, despiertas cada mañana con la certeza de que puedes con todo, con ese trabajo inestable o complicado, con ese divorcio, con ese cambio que deseas y te da miedo, con esa enfermedad…

A veces se hace muy constante la sensación de que con esto no puedes, es bueno pararse a llorar y a descansar, para eso está el llanto, para sacar todo fuera y ganar fuerzas, hasta que lo haces, hasta que lo consigues, hasta que el empuje que saca las fuerzas se hace un hábito y tú confianza se refuerza cada vez más. Sin ese empuje es poco probable que puedas generar confianza en ti, por eso, empuja! Saca tus fuerzas! Resuelve tu problema por qué tú eres capaz de afrontar todas las situaciones que se presenten, por qué eres absolutamente maravilloso, fuerte, capaz…

A ti, ser puro, verdad y vida, solo un ser humano, nada más, que día tras día siembras semillas de esperanza, semillas de amor en la confusa realidad que nos zarandea y nos obliga a mantenernos erguidos por una sola razón: aprender a amar al prójimo, aprender a tener compasión, ver en los ojos de los demás ese peso que todos algunas vez hemos tenido que soportar, y servir a ese ser como tú, para que su peso sea más ligero del que fue el tuyo. Esa profundidad, ese sentir y ese amor no tienen precio, y amigo mío… cuando te vayas de aquí… todo habrá tenido sentido.

Gracias ❤️

Anuncios

La crítica detrás del malestar

Hace tiempo ley algo que me abrió los ojos, el alma y todo! Fue como decir “Eureka”. Un año y medio más tarde profundice en eso y fue toda una liberación para mi.

La vida me atacaba por todas partes, mis amigos se enfadaban por algo y yo sentía que el mundo se me caía encima y pasaba la noche en vela intentando buscar una solución, creando diálogos imaginarios. Mi madre tenía un mal gesto conmigo y le pedía mil perdones sin saber que le pasaba. Recibía malos tratos y abusos verbales y físicos. Hacía siempre lo que pensaba que era correcto, y cuando me equivocaba… todo mi mundo se derrumbaba y debía reconstruir mis valores y a mi misma de nuevo… cosa que tardaba meses… hasta que me recomponía y lograba “perdonarme”. Vivía de malestar en malestar, de una insatisfacción a otra, y por supuesto de no ir hacia ningún lugar. Todas mis energías se centraban en rehacerme, en ser correcta, en ser buena…

¿Te suena?

Un día, ley algo parecido a lo que acabo de describir, por fin alguien se sentía como yo, no era rara ni estaba loca. Lo único que me pasaba es que tenía una CRÍTICA IMPLACABLE. Esa crítica se había convertido en una voz inconsciente dentro de mi, estaba tan integrada y aceptada que realmente pensaba que todo eso era cierto. Mis pensamientos giraban en torno a esos valores falsos. Por eso creía que eran ciertos.

Mis valores, lo que pensaba que tenía que ser, hacer y lo que creía que era correcto, era falso. Pero era mi esquema. Esa era mi verdad.

Lo primero que hice fue no juzgar, y apuntar mi diálogo interior cada vez que me sentía mal.
– Situación
– ¿Que me estoy diciendo? Esto me ayudó a ser consciente de mis pensamientos.
– ¿Que he hecho que demuestre que soy mala, tonta, loca, etc etc etc…es tan grave? ¿De verdad es tan grave?
– ¿Que puedo decirme? Quizá actué así por qué tengo miedo de… y no por qué sea…

Es solo un ejemplo, lo más importante de todo es ser consciente de cuando estamos hablándonos mal, ¿le hablaríamos así a un niño al que queremos mucho? ¿O lo trataríamos con amor y paciencia?

Tú eres tú único compañero de viaje, eres la única persona que va a estar contigo desde el principio hasta el fin. Cultívate, lee, haz terapia; merece la pena intentarlo. Eres correcto, sano, bueno, capaz… Eres todo lo bueno, solo hay viejas creencias que nublan todo eso que eres, hay que limpiarlas, analizarlas, cuestionarlas y crear unas nuevas que nos sustenten, siendo siempre realistas y objetivos. Nadie ni nada es perfecto, es bonito aceptar esos defectos y ser uno mismo con orgullo sabiendo que somos queribles. Dignos de ser amados por nosotros mismos.

Que tus pensamientos te nutran y no te culpen, haz los ejercicios, ámate, eres perfecto así, como estas ahora mismo. La crítica es el principal lastre de las personas sin autoestima. ¿Que hay que criticar? Piensa si realmente hay algo tan grave en ti que merezca ser criticado y deja de criticar a los demás.

Gracias ❤️

El proceso del cambio

La mayoría de las personas necesitan cambiar de vida. Algunas tienen miedo de dejar a su pareja o su trabajo, mientras que otras desean encontrar una manera de soportar una situación incompatible con sus necesidades emocionales. No podría ni comenzar a calcular el número de veces que alguien me ha dicho: «Creo que estaba mejor antes de darme cuenta de lo infeliz que soy.» Una vez que tomamos conciencia de nuestras necesidades emocionales es imposible olvidarlas. Una vez que conocemos el origen o la causa de nuestra infelicidad, no podemos borrar ese conocimiento. Tenemos que elegir, tomar decisiones. Y a veces duele saber de dónde vienen todas nuestra necesidad.

La capacidad de elegir es un poder activo, y la sensación de tener poder activo es a la vez emocionante y temible, porque hace que deseemos cambiar esas partes de nuestra vida que ya no son apropiadas, y cambiarlas nos estimula a poner en tela de juicio otros aspectos que no son satisfactorios. Es también temible por qué no sabemos qué nos deparará el futuro con esos cambios. Pero una vez iniciado el proceso solo podemos seguir adelante.

EL DOLOR DEL DARSE CUENTA PASA

Pasa cuando comprendemos que en aquella época hicimos lo mejor que pudimos y que las personas que nos rodeaban también lo hicieron con el conocimiento que ellas tenían de la vida. No me preguntes cómo pasa, pero lo hace, con el tiempo y la práctica de decirse a uno mismo una y otra vez que las cosas pasaron así por la importante lección que ahora estamos aprendiendo.

Compartirlo con otras personas, ayudar a otras personas en situaciones parecidas nos ayuda a que pase más rápido pues vemos de esta lección una oportunidad para ayudar al otro.

Y la mejor parte: “La resiliencia” que a mí me gusta llamarlo “La resistencia”. Y es que podemos soportar mucho mejor lo que nos venga, por qué la vida nunca nos dejará en paz. Con esta conciencia ahora nos decimos “Se que todo va a salir bien y todo se resuelve de la mejor manera para todos, por qué soy capaz de resolver cualquier situación sin que me invada”

Espero que te sirva, de corazón. ❤️

Macarena

Amor a ti mismo. Parte 3 

El enfado y la ira son parte del proceso

¿Por qué digo esto? El enfado nos indica que vamos por buen camino.

Evidentemente no es bueno para nosotros ni para los demás estar siempre enfadados pero por norma general los que hemos carecido de amor propio es por qué no nos han reforzado el que somos valiosos y merecemos cosas buenas. Evidentemente no sabían hacerlo mejor. Pero al querernos ya no aguantamos determinados comentarios, gestos, críticas, y solemos enfrentarnos a eso. Sobre todo con esas personas que no nos reforzaron.

Algunas veces también, nos enfrentamos a situaciones que consideramos un abuso sin serlo. Estamos aprendiendo a poner límites, cuáles son nuestros límites y hasta dónde podemos llegar. Nunca lo hemos hecho, así que tenemos que equivocarnos para aprender.

El enfado nos saca del lugar donde hemos estado siempre y nos da fuerza para reclamar nuestros derechos, nuestra merecida valía y reconocimiento, de momento acepta que solo sabes hacerlo así, enfadado.

Algunas veces te molestará todo, incluso de personas que en realidad te quieren. Pero es por qué aún no confías en tu capacidad de decir “no” y tienes miedo de ser vulnerable y permitir más abusos. Sientes una gran necesidad de cuidarte y protegerte y al mismo tiempo aún tienes miedo de que tu negativa a algo repercuta en perder afecto de alguien. Ambos se mezclan.

Cuando me di cuenta de los abusos que había soportado por mi falta de autoestima estuve muchos meses diciendo que no a todo, no no y no. A todo el mundo, por todas partes. “No quiero” “No deseo ir” “No quiero hacerlo” “NO, NO, NO”. Necesitamos aprender a sentirnos seguros con esta palabra, con el hecho de no ir, de no querer… Solo cuando nos sintamos seguros de que podemos protegernos nosotros mismos estaremos dispuestos a decir que si.

¿Como enfrentar esta etapa?

Primero aceptando que estamos enfadados por qué nos han hecho creer algo de nosotros mismos que no es verdad, aceptando que tenemos derecho a estar así.

Y segundo, con el tiempo, y solo con el tiempo… nos damos cuenta de que esas personas aprendienron a ser así por qué con ellos hicieron lo mismo, no van a cambiar, y si cambian no es nuestro cometido que lo hagan, es el suyo propio. Una vez entendamos esto, empezamos a tener compasión, cuando nos amamos a nosotros vemos en los demás el mismo valor como personas que son, y de forma natural sentimos compasión por esas carencias que tienen, esos límites que ellos también tienen. Y comprendemos que no podemos esperar que nos reconozcan si ellos mismos no saben reconocerse así mismos. Cuando nuestro auto reconocimiento es fuerte ya no necesitamos que nos alaben y nos aprueben, por qué en lo más hondo sabemos lo que somos.

EL ENFADO ES UNA PROTECCIÓN

Hemos estado mucho tiempo expuestos a cualquier tipo de crítica de los demás, por nuestra baja autoestima hemos permitido todo tipo de actitudes dañinas hacia nosotros, es importante que comprendamos que nadie puede darnos el respeto que nosotros no nos damos. Pero por norma general y sobre todo de adolescentes “el fuerte gana” y esto quiere decir, que si no tenias suficiente autoestima para decir no, para exponer tus normas y elegir, habrán abusado de ti. Sin querer dejaste esa puerta abierta.

PONERTE UN MURO ES TAPAR EL DOLOR, ES MEJOR PATEAR COJINES Y LIBERAR LA RABIA.

Mantente firme en quererte cada día más, cuando surja el enfado con el mundo, respétate, entra dentro de tu enfado y dite “se que estás así por qué tienes heridas, yo te voy a cuidar para que nunca nadie vuelva a hacerte daño” poco a poco irás sintiéndote seguro y empezarás a guardar las uñas y esconder los dientes.
Puede sonar algo loco, pero solo se puede sustituir un patrón de miedo por otro de seguridad. Insiste y repite que te vas a cuidar y que confías en ti. Y poco a poco vendrá el equilibro, y dirás que si aceptando que siempre hay riesgo, y que lo que otras personas hagan ya no te lo hacen a ti, se lo hacen a ellos mismos.
Espero que te ayude. Gracias 😊❤️

Amarte a ti mismo. Parte 2

¡Hola a todos y gracias por leerme!

En el post anterior os cuento una introducción al proceso de querernos, pero es un camino que podemos continuar, si lo eliges. No me gusta decir que el proceso es largo, no tiene por qué serlo. Empezar diciendo que el camino es largo y arduo ya es sembrar una semilla de desesperanza y aburrimiento. Y no es así, no es arduo, no tiene por qué ser largo, no tiene por qué ser infernal.

Es cierto que por norma general, si has decidido cambiar, sea por qué en tu vida hay algo con lo que sufres, no acabas de encontrar sentido a la vida, y no por que estés feliz, encantada, y todo fluya. Esas noches oscuras, como las llamo, las pasamos todos. Es lo que nos impulsa al cambio, es lo que nos pone en el límite en el que nos decimos: hay algo que quiero cambiar, deseo que esta situación cambie, deseo sentirme mejor. Son esas noches oscuras las que nos hacen tornar conciencia de que no podemos seguir viviendo así, por lo tanto, deben estar ahí, deben suceder, deben sacudirte. Lo arduo es continuar teniendo esa oscuridad, desamparo, temor e inseguridad mucho más tiempo. Lo que vendrá después de tomar la decisión de cambiar es lo más maravilloso que te haya pasado nunca. Por qué amarse a uno mismo asienta las bases para vivir en paz, ya que pase lo que pase nos tenemos a nosotros mismos y sobre todo nos cuidamos. Sea lo que sea lo que esté sucediendo en tu vida que te hace estar mal, con el amor a ti mismo encontraras formas de hacer el suceso más fácil de llevar al elegir pensamientos que te apoyen, de amor, de paz contigo mismo, de perdón contigo mismo, etc. Es la base de tu bienestar y aún que todo nuestro mundo se derrumbe encontraremos por siempre nuestro amor esperándonos,

Es un camino que emprendemos y que cada vez nos llena más y más, y llega tan hondo que nuestros problemas materiales empiezan a tener otra dimensión. Ya no es tan importante para nosotros tener más que otro, ni compararnos, ni estar a la altura del otro, ni aparentar que se está bien, ni esperar a que otro te ayude y te comprenda. Tampoco es tan importante que todo salga bien, también respetamos que podemos equivocarnos y que tenemos derecho a errar y rectificar sin castigarnos sin permitir que eso nos hunda. También nos permitimos cambiar.

Aprendemos a cuidarnos cuidando también de nuestras finanzas, nos permitimos tiempo cuidando también de invertirlo en enriquecernos. Ya no queremos ser nuestro ideal, solo queremos ser nosotros mismos por qué así, como somos, somos mejor. Tu ropa, tu actitud, tus ojos… empiezan a mostrarse diferentes, y te das cuenta de que todo lo que estabas buscando era a ti.

Vamos al grano:

En el post anterior reflexionamos sobre el importante valor de tu vida y de ti como ser humano que eres y vida tienes en tu cuerpo y mente. Más asombroso no puedes ser, todas las funciones que se realizan en tu cuerpo a la vez son aún un misterio para la ciencia. ¡Tienes un incalculable valor real!

¿Cuánto crees que mereces? ¿Cuanto merece el ser más maravilloso y perfecto del planeta tierra?

Yo, después de pasar algún tiempo reflexionando sobre mi profundo valor como persona y vida. Realice un inventario. Con la ayuda de mi Psicóloga (en ese momento no veía nada bueno en mi, por eso necesitaba a alguien que me ayudase a verlo)

En el escribimos sobre características propias:

1. Físicamente ¿Como nos vemos? A mí me viene a la cabeza algo que me molestaba bastante, mi madre lleva diciendo que es vieja desde los 20 años, así que yo con 28 creía que era ya una abuela… Así que puse: ya se me nota la edad, no me veo como antes, he perdido el brillo… ¿Como deshacer toda esa negatividad con respecto a mi apariencia? Es horroroso no querer ver a nadie que te conoció con 20 por qué te imaginas qué opinará que estás horrible. Esto no me lo merezco, y decidí cambiarlo. ¿Que hice? Ante todo ser realista. ¡SOY JOVEN, TENGO 28 AÑOS! Y repetirlo y repetirlo… No había más vueltas, mi afirmación era mentira, era joven. Y esta reflexión la hacía cada vez que me sentía vieja.

2. Tus valores, que es importante para ti.

3. Como eres con los demás.

4. Como te ven los demás.

5. Rendimiento en el trabajo.

6. Organización en casa.

7. Como eres mentalmente, tu agilidad mental, que se te da bien que no…

Aquí ya va a salir mucha negatividad y crítica. Obsérvala. Esas son las anclas que te mantienen estancado. Intenta analizar lo que has puesto en cada sección y pregúntate si es verdad lo “negativo” de ti que has anotado. Si es verdad, perfecto, ¿Acaso hay alguien que sea perfecto? Pero esta vez vuelve a escribirlo y cambia el enfoque. Si has puesto: “Soy demasiado vago” puedes cambiarlo a “Es verdad que suelo tener poca energía, quizá es que aún no he encontrado la actividad que me motiva, quizá es que no me siento motivado por qué me veo feo, quizá es por que todos en mi familia somos vagos y no he aprendido a hacerlo mejor, ya estoy intentando cambiarlo, etc, etc” Y descubras que tu pereza se deba a otro asunto más profundo. Quizá has puesto: “Creo que doy sensación de estar loca” y ahora pongas: “Clínicamente no estoy loca, mantengo mis funciones mentales a la perfección, quizá sea poco convencional, llevo una vida distinta, pero cuando debo ser convencional de cara a un público, cliente, etc. Soy capaz de serlo”

No estamos negando nada, simplemente estamos quitando la crítica. No hay nada que criticar, eres perfecto tal como eres y tu valor es incalculable.

Puedes encontrar ejercicios que te ayudarán a apagar la voz de la crítica en el libro de Olga Castanyer “Yo no valgo menos”

Llevamos tanta carga de nuestro entorno…

Afloja la resistencia de aceptarte, di: me amo y me acepto tal como soy. Da igual que aún no hayas terminando las tareas, que no te hayas apuntado al gimnasio, que no le hayas dicho hola al vecino, que te hayas enfadado con tu madre,etc, etc, etc. No lo aplaces: “ME AMO Y ACEPTO TAL COMO SOY AQUÍ, AHORA, TAL COMO ESTOY EN ESTE MOMENTO”

Gracias por leerme.❤️

Amor a ti mismo. Parte 1

¡Hola!

Llevo queriendo escribir algún tiempo, mas que escribir, compartir. Siento una gran necesidad de compartir lo que estoy aprendiendo y experimentando desde que practico el amor por mi misma. Es increíble la cantidad de cosas que están cambiando en mi vida. Quiero contaros de primera mano como lo hago y que está sucediendo desde que lo hago.

Sé que estamos muy cansados de escuchar lo mismo una y otra vez, de oír hablar de la autoestima, de que alguien no tiene autoestima, o de que debemos querernos, todo eso es muy bonito de decir, pero todo lo que encierra es mucho más profundo, muy muy hondo, y la transformación es tan grande que deben dedicarse libros y asignaturas a esto. Ya que con la práctica surgen la necesidad de perdonar, la necesidad de estar en paz, también surge la rabia, surge el mal humor, y un sin fin de emociones que teníamos atrapadas.

Y ahora, al grano:

Busca una hora del día en el que verdaderamente estés tranquilo. Yo elijo madrugar, a las 7:00am nadie me escribe al WhatsApp, nadie me llama, nadie necesita de mi atención. Y esto es maravilloso por qué me permite estar despreocupada. Mientras saco a mis perros al campo, te caliente y aire fresco. Este gesto es ya en si mismo un gesto de amor por ti mismo por que te permites tiempo, te permites espacios para reflexionar. Pero no tiene sentido que reflexiones en tus problemas. Reflexiona en el ser maravilloso que eres.

¿Cuanto pagarían por una máquina como la de tu cuerpo? ¿Que valor tienen todas tus funciones vitales, tu capacidad de sentir, de pensar, de amar…? ¿Te has dado cuenta alguna vez de que eres un ser creado a la perfección capaz de hacer muchas cosas, de incalculable valor? ¿Sabes de verdad lo que vales literalmente? Olvidémonos de la parte de la personalidad y aquellas cosas que no te gustan de ti. ¿Sabes lo que vale todo lo que se realiza en tu cuerpo y en tu mente a la vez? Es asombroso. Y si, tú lo haces, tu eres asombroso.

Vale si, eres calvo, tienes nariz aguileña, piernas gordas, bajo, alto, gordo, flaco, desproporcionado o incluso lisiado, eres crítico, chismoso, solitario… La paleta es infinita. Pero… ¿sabes lo valioso que es tu cuerpo, tu ser, tu sentir? Lo más interesante de todo esto, es que nadie tiene la receta de que ser humano es perfecto y cuál no. Eres como eres. Físicamente y psicológicamente. Y eres así 1. Por tu predisposición genética 2. Por el entorno donde has sido criado. Y siendo tal como eres no hay fortuna que pueda pagar ese valor, por qué es incalculable.

Empezar a interiorizar tu valor real como ser humano y vida que eres ya empezará a obrar un cambio. Surge de ti un respeto hacia tu cuerpo, respeto a tus emociones, respeto a tu rabia, a tu tristeza, respeto por tus defectos, y respeto por no tener todas las respuestas. Empiezas a respetar que eres así por una razón, que eres desordenado por qué no sabes cómo hacerlo mejor, que eres inquieto por qué no te permites aquellas cosas que te relajan, que estas descuidado por qué nadie te enseño cómo ser cuidadoso… y no por qué seas malo o estés mal hecho.

Amarte abre el camino a cuidarte

Amarte hace que elijas con quien estar y con quien no

Amarte te permite seleccionar aquellas cosas que te mereces

Al amarte aceptarás lo bueno por qué sientes que realmente te lo mereces

Amarte te permite aceptar tus límites y a ser tu, tal como eres, aceptando que así, con esos defectos, sigues siendo maravilloso.

Ámate hoy dedicando un tiempo de tu vida a reflexionar en tu profundo valor como ser humano y vida que eres. No más.

El siguiente paso vendrá más adelante.